READAPTACIÓN FÍSICA

¿Qué es la readaptación física?

¿Es lo mismo que rehabilitación de la lesión?

¿Es sólo para deportistas?

La recuperación de cualquier lesión requiere del paso por diferentes etapas y de la mano de diferentes profesionales (médico, podólogo si es el caso, fisioterapeuta, readaptador, etc.).

El primer objetivo es identificar el tejido dañado (diagnóstico médico y/o fisioterápico), y seguidamente recuperarlo (rehabilitación física). Pero tras esto, es necesario el recobro de la funcionalidad, es decir, que el miembro o parte del cuerpo al que pertenece el tejido dañado pueda desempeñar su función de manera normal (cosa que a veces, por la inmovilización previa se hace más complejo).

Una vez superadas estas etapas, llegamos al momento de la adaptación (o mejor dicho readaptación) de forma segura a las actividades y obligaciones de la vida diaria de cada paciente.

En el caso  de los deportistas, la readaptación irá orientada al tipo de deporte que realiza, trabajando en cada caso, el miembro lesionado para la vuelta a la actividad del mismo.

Finalmente, y muy importante, no se debe olvidar la prevención. Cualquier lesión sufre la posibilidad de recidivas o recaídas si no se está preparado para evitarlo. También es tarea del readaptador trabajar con el paciente este aspecto.

La etapa de la readaptación física está basada principalmente en la realización de ejercicios diseñados específicamente para la lesión y actividades del paciente en cuestión. Estos ejercicios suelen ir en progresión de dificultad, riesgo y semejanza con la actividad real. Para ello se hace uso de una adecuada valoración del paciente y de un estudio detallado de las actividades a las que posteriormente se va someter.

Estos ejercicios, además del diseño que hace el readaptador, requirieren de la utilización de materiales y máquinas específicas que proporcionan la adaptación más rápida, segura y eficaz. En María Jesus Coll Espaciosalud & Fisioterapia, desarrollamos esta etapa de la lesión mediante el uso del TRX (Total-body Resistance Exercise) 

y de Eccotek Training Force (polea cónica), además del material más convencional (como plataformas inestables, fitball, bicicleta estática, etc.)

El TRX es un sistema de arnés sujeto por un punto de anclaje, ajustable y no elástico,  que permite realizar una serie de ejercicios o entrenamiento en suspensión que, con el peso del propio cuerpo y la resistencia a la gravedad,  permite desarrollar la fuerza funcional y la potencia, al mismo tiempo que la flexibilidad, el equilibrio y la estabilidad central del cuerpo (core).

El Eccotek Training Force o polea cónica, es una máquina inercial de entrenamiento excéntrico y concéntrico basado en el uso de una polea con diferentes accesorios y gran variedad de pesos que se ajusta a las características del paciente.  El entrenamiento excéntrico y concéntrico tal y como se plantea con este máquina inercial, mejora los procesos de fuerza y potencia muscular en la mejor situación para el sistema músculo-esquelético, la estabilidad articular, y por lo tanto favorece la prevención de lesiones, así como a recaída en las mismas. Lo que realmente nos permite la máquina es un sistema libre de resistencia a la gravedad mediante un cono de inercia rotacional, almacenando la energía que el paciente proporciona mediante la contracción concéntrica, que se le devuelve de igual cantidad en contracción excéntrica. Esto nos permite imitar cualquier gesto deportivo o actividad de la vida diaria, tanto en ejecución como en velocidad de actuación.

Por lo tanto, si quieres recuperarte en las mejores condiciones y con total confianza de realizar un buen trabajo no dudes en la importancia de tu readaptador.

DEPORTES DE PALA Y RAQUETA.

Menudo fin de semana de calor nos espera, lo que más apetece es playa, disfrutar del tiempo libre y compartir el sol brillante en buena compañía…

Los días son más largos y dados ha hacer deportes al aire libre, ya sea al salir de trabajar, de estudiar, de vacaciones o por las mañanas, llega el tiempo de paseos por la playa, los deportes de raqueta y pala

El tenis como bien conocemos, da nombre a la epicondilitis o codo de tenista, que muchos sufrimos o hemos sufrido por la práctica de éste deporte y el trabajo de oficina. A parte de ésta tan sonada lesión, vuelve a escena la lesión de SLAP, de la que os hablamos hace unos posts. Tanto en la volea como en el saque estamos sometiendo al hombro a posiciones extremas con un brazo de palanca muy largo. Esto, junto con una mala dinámica muscular, nos hace candidatos a sufrir éste tipo de lesiones.

Como bien sabéis el tenis requiere una técnica y un posicionamiento en la pista que hace que si el rival es un poquito superior no demos ni una bola, por eso, hace unos años se puso de moda el pádel. El hecho de que se puedan utilizar las paredes y la pista sea más pequeña hacen este deporte muy divertido y dinámico. Ahora bien, el codo de tenista recibe éste nombre porque el pádel aún no estaba de moda, el hecho de que la pala no amortigüe tanto como lo hace el cordaje de la raqueta hacen que éste deporte sea bastante más lesivo que el tenis, tanto para hombros, cervicales, lumbares, codos e incluso rodillas (los movimientos se realizan en un espacio más reducido).

Desde Maria Jesús Coll Espaciosalud & Fisioterapia  aconsejamos una correcta técnica de golpeo para ambos deportes, descargas musculares periódicas y la reeducación de la postura de tu hombro para prevenir las lesiones. Con una mejora de la calidad del tejido muscular y una correcta readaptación evitamos posibles recidivas. Y para ello contamos con la tecnología de INDIBA® ACTIV.

Por último mencionar o daros un pequeño consejo de otro deporte de la misma familia muy practicado en verano en las costas, hablamos de “las palas”.

Si bien no son tan agresivas como los dos deportes mencionados anteriormente para el miembro superior mucho cuidado con donde decidimos ponernos a jugar, sortear los desniveles en la arena y buscad una zona que sea lo más llana posible para evitar posibles lesiones que nos fastidien el verano.

Además, debemos recordar que si andamos descalzos por la playa, ejercicio saludable, combinamos los beneficios de caminar y el mar, el agua nos aporta unas propiedades ventajosas ya que es rica en yodo y sodio y favorecerá la hidratación de la piel y tonificará nuestros músculos. 

No olvidemos que hablamos de una superficie inestable  que  pondrá a prueba nuestras articulaciones, por lo tanto esto este ejercicio requiere un esfuerzo extra, y sin darnos cuenta realizaremos un gran trabajo de propiocepción.

Os recomendamos empezar siempre un trabajo progresivo para que poco a poco vuestro cuerpo se vaya adaptando.

Tenemos que diferenciar entre andar por arena mojada y seca, esta última nos resultará más inestable, por lo tanto comenzaremos andando por la arena mojada para pasar poco a poco a la seca y así de este modo evitaremos que aparezcan las molestas agujetas y dolores musculares.

Por otro lado, la arena mojada puede ser una superficie tan dura como el asfalto y puede ser perjudicial si no amortiguamos de forma consciente el impacto en nuestras articulaciones.

Si nos animamos a caminar o jugar en la orilla del mar con el agua cubriéndonos hasta las rodillas es un ejercicio ideal para tonificar nuestras piernas.

NATACIÓN

Comienza el buen tiempo y con él muchos nos animamos a retomar la actividad física o  practicar deporte al aire libre. Uno de los deportes estrella en esta época es la natación.

Habitualmente escuchamos que la natación es muy beneficiosa, que es el mejor deporte para nuestra espalda, pero ¿hasta qué punto esto es así?

Como sabemos, la natación no produce impacto a nivel articular porque en ella no existe el efecto de la gravedad como ocurre al realizar otros deportes fuera del agua como el running, el pádel… Pero, por otro lado, en la natación se realiza un gesto repetitivo de brazos, piernas y cuello, que someten nuestras articulaciones y estructuras musculares a una carga que puede llegar a ser lesiva si no se realiza adecuadamente.

Una buena técnica junto con un correcto estado de nuestra musculatura y articulaciones, es ideal para prevenir las lesiones que se producen con esta práctica deportiva, sobre todo a nivel de hombro (bursitis subacromiales, tendinitis del supraespinoso, tendinopatías en el bíceps, lesión de SLAP, etc.) o a nivel de cuello (cervicalgias). 

Desde Maria Jesús Coll Espaciosalud & Fisioterapia queremos darle la importancia que merece a la prevención de estas lesiones. Recomendamos llevar a cabo una correcta técnica y una preparación muscular que permita hacer el movimiento de forma óptima desde un punto de vista biomecánico, como bien hemos comentado en posts anteriores.

¿Qué hacer cuando ya nos hemos lesionado?

  • Una vez ocurrida la lesión es importante hacer un buen diagnóstico. Para ello contamos con la colaboración del Dr. Nestor Zurita Uroz, especialista en cirugía artroscópica del hombro (Hospital Imed de Elche), que valorará la necesidad de un tratamiento médico (EPI, que ya comentamos en el anterior post; o el PRP, Plasma Rico en Plaquetas) y el Dr. Pedro Juan Vicente Bernad, especialista en medicina deportiva (Hospital Imed de Elche)
  • A continuación el fisioterapeuta actuará para mejorar la calidad del tejido lesionado (bajar la inflamación, quitar el dolor  y recuperar las fibras), restablecer la buena biomecánica del hombro (darle el gesto correcto al hombro con el que poder trabajar y así evitar volver a lesionarse) y de esta manera volver cuanto antes a la práctica deportiva en las mejores condiciones.
  • Por último, el readaptador se encargará de ayudarte a fortalecer e integrar el hombro en el gesto deportivo adecuado.

Recuerda, ¡¡¡¡LA PREVENCIÓN LA MEJOR TERAPIA!!!!

No te olvides de los mecanismos de lesión. Es muy importante el trabajo tanto de la técnica deportiva como de la biomecánica del cuerpo humano para prevenir lesiones y recidivas.

E P I

La técnica EPI o Electrólisis Percutánea Intratisular, es una técnica invasiva que consiste en producir una quemadura ontrolada con una corriente galvánica en las fibras dañadas o desestructuradas del tejido, (a nivel tendinoso, expansiones fasciales, cicatrices fibrosas del vientre muscular,…) para producir así una respuesta reparadora por parte del organismo.

En muchas  ocasiones cuando las lesiones se cronifican, ocurre un proceso que denominamos “silencio biológico” (la estructura lesionada sigue dañada pero nuestro cuerpo ya no activa los mecanismos de reparación de la misma). Lo que conseguiríamos con EPI sería “despertar” de nuevo todos esos procesos biológicos de reparación.

Aquí en Mariajesuscoll Espaciosalud & Fisioterapia, te ofrecemos un tratamiento de EPI efectuado por un traumatólogo, el cual, valorara mediante ecografía, el estado de la lesión y de manera ecoguiada efectuará el tratamiento para optimizar los resultados y solo producir ese “daño controlado” en las zonas que de verdad lo estén demandando. 

Además el tratamiento con EPI se hará con anestesia local para mayor comodidad del paciente y poder trabajar con mayores intensidades mejorando así los efectos de la terapia.

Para optimizar los resultados posteriores al tratamiento de EPI se pautará un trabajo excéntrico y específico de la zona tratada combinado con la tecnología de INDIBA® ACTIV, la cual optimizará la calidad de nuestro tejido y acelerará todo el proceso de recuperación de nuestra lesión, consiguiendo así, no solo la resolución de la lesión sino un tejido fuerte y resistente a esas recidivas tan fastidiosas.

Deja de un lado esos dolores que te condicionan y súmate a la rehabilitación del futuro.

Para más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.