LESIÓN DE SLAP

La lesión SLAP (Superior Labrum Anterior to Posterior) es una lesión de la parte superior del labrum glenoideo del hombro, generalmente centrada en la inserción del tendón de la cabeza larga del músculo bíceps braquial, aunque puede extenderse e involucrar al labrum anterior y posterior, así como estructuras circundantes.

El labrum  es un cartílago fibroso o fibrocartílago que rodea la fosa glenoidea, donde se asienta la cabeza del húmero. La superficie articular de la cabeza humeral es redondeada y 4 veces mayor que la fosa glenoidea. Este fibrocartílago permite duplicar la profundidad de la fosa y con ello aumentar la estabilidad de la articulación glenohumeral, Además, este fibrocartílago sirve de inserción para los ligamentos glenohumerales y el tendón de la cabeza larga del músculo bíceps braquial. 

La lesión SLAP puede provocar dolor de hombro (más frecuentemente dolor inespecífico relacionado a movimientos por encima de la cabeza), inestabilidad, debilidad, rigidez o chasquidos de la articulación.

Esta lesión suele producirse más frecuentemente por una caída sobre el brazo extendido (generalmente con el hombro en abducción y ligera flexión) o por uso repetitivo de movimientos de lanzamiento, como en el caso de los jugadores de balonmano, waterpolo o beisbol.

 En MariaJesusColl Espaciosalud escuchamos lo que tu hombro necesita, reeducando el gesto para sincronizar el movimiento escapulo-humeral, mejorar la calidad de tus tejidos gracias a la tecnología de INDIBA ACTIV y un correcto trabajo para retomar tu practica deportivade manera segura y cómoda.

En el caso de que fuera necesario NO TEMAS LA INTERVENCIÓN, la rehabilitación de un hombro postquirúrgico NO QUEDA MAL, siempre y cuando sepas escuchar lo que la zona lesionada te está demandando.

CERVICALGIAS, DORSALGIAS, LUMBALGIAS

SEMANA SANTA, COSTALEROS Y FISIOTERAPIA III

LAS ALGIAS: LUMBAR, DORSAL Y CERVICAL

En los últimos artículos sobre Semana Santa, costaleros y fisioterapia, hemos hablado sobre la prevención como la clave para disfrutar de esta festividad en las mejores condiciones. En el artículo de hoy vamos a centrarnos en la otra cara de la moneda:

la lesión.

Como ya mencionábamos anteriormente, las lesiones más habituales son las algias (el dolor): Lumbalgias, dorsalgias y cervicalgias. El dolor lumbar, dorsal y cervical o el dolor de espalda en general pueden:

- Presentarse de forma inmediata (al hacer un esfuerzo, levantar o cargar un peso elevado o ante un mal movimiento)
- Aparecer poco tiempo después del esfuerzo (normalmente por sobrecarga).
- Agravar cualquiera de las algias ya instauras de forma crónica.

Si la actuación preventiva no se ha realizado o no ha sido efectiva, y aparece cualquiera de las  patologías antes citadas, es necesario recurrir el tratamiento
fisioterápico. Antes de que el dolor se agrave o la lesión evolucione hacia estados más crónicos, es recomendable actuar lo antes posible, devolver a las estructuras y tejidos su función normal y así paliar o eliminar el dolor.

Desde la fisioterapia, a través de diversas herramientas (terapia manual, electroterapia, ejercicio terapéutico, etc.), se suelen solventar estos problemas. Pero además, si se incluye el trabajo con diatermia, los resultados son excelentes. Por ello, como ya os hablábamos en anteriores posts, en Mª Jesús Coll Espaciosalud & Fisioterapia trabajamos con INDIBA® ACTIV, una terapia celular activa,

que haciendo uso de los medios tradicionales (terapia manual y ejercicios por ejemplo), añade un plus en la recuperación de la salud en cuanto a tiempo y efectividad.

Esta técnica favorece la aceleración de la recuperación, el alivio del dolor, la reducción de la inflamación, etc…, siendo especialmente eficaz en las lumbalgias, dorsalgias y cervicalgias entre otras lesiones (esguinces, fracturas, lesiones musculares, tendinitis, bursitis, etc.)

Ya son muchas las personas que conocen y usan INDIBA® ACTIV para restablecer o mejorar su estado de salud. Desde María Jesús Coll Espaciosalud & Fisioterapia recomendamos la aplicación este tipo de tratamiento. Para más información sobre este post, contacta con nosotros.

BURSITIS SUBACROMIAL

Bursitis subacromial

En el post de hoy vamos a hablar de uno de los dolores de hombro mas comunes de nuestra sociedad y que seguramente muchos de nosotros sufriremos al menos una vez en nuestra vida.

Para comenzar vamos a hacer una pequeña revisión o explicación anatómica y de los mecanismos de lesión.

Bursitis es el nombre que damos a la inflamación de la bursa, o lo que es lo mismo, a la irritación de una  bolsita  llena de líquido (sinovial) que actúa como un amortiguador, reduciendo la fricción entre los músculos, tendones y huesos que rodean nuestras articulaciones.

La bursitis en el hombro o bursitis subacromial puede tener diversos mecanismos que la produzcan. Desde un traumatismo directo a movimientos excesivos y repetitivos del hombro de manera repetitiva, como en el caso de los costaleros el elevado peso que soportan durante largos tiempos, algunos deportes  ( balonmano, voleibol, natación, tenis o padel la práctica de fitness o culturismo,…) o de algunas profesiones  (pintores, peluqueros, trabajo de obra, empleados de limpieza,…) en las que se hagan movimientos repetitivos con los hombros.

La mayoría de los tratamientos para este tipo de lesión se basan en la parte mas sencilla aunque del mismo modo la eliminación del dolor. ¡ERROR!.

Aquí os dejo una breve explicación de cómo trabajamos este tipo

de lesiones y por qué.

-El trabajo que haríamos seria combinado, por una parte gracias a la tecnología de INDIBA ACTIV que en las manos adecuadas es una muy potente herramienta para el trabajo analgésico y antiinflamatorio, entre otros pero que es lo que nos compete en este post, conseguiremos esa eliminación del dolor en muy pocas sesiones, notamos mejoría sesión tras sesión, esto se debe a la activación biológica de INDIBA ACTIV sumado a los efectos de la terapia manual. Además de bajar rápidamente la inflamación de la bursa, mejoraremos la calidad del tejido para que permita que nuestro hombro pueda colocarse en la posición correcta para iniciar el movimiento.

Paralelo a esto, siempre y cuando el dolor nos lo permita comenzaremos a trabajar ejercicios de estabilización escapulo-humeral para que nuestro hombro sea capaz de trabajar en la posición menos lesiva para él haciendo cualquier tipo de trabajo.

De este modo no solo bajamos la inflamación de la bursa y eliminamos el dolor que es lo que el paciente solicita sino que enseñamos a trabajar a su hombro para prevenir recidivas o lesiones asociadas a inestabilidad e incorrecta biomecánica de nuestro hombro.